Funciones

El trabajo en la obra es un trabajo claramente de equipo. Cada uno
de los jugadores -jefe de obra, jefe de producción, jefe de maquinaria,
encargados, etc.- tiene que cumplir perfectamente su papel
para conseguir unos buenos resultados. Y, como en los buenos equipos
de fútbol, todos tienen que jugar para todos.

El encargado tiene que relacionarse con un buen número de personas
del organigrama de la obra e, incluso, con otras fuera del mismoimg_20151122_094130-copia
(proveedores, clientes).
Las relaciones del encargado con personas de la obra son:

Personas de la empresa:
– Jefe de obra
– Jefe de producción
– Técnico de prevención
– Técnico de calidad y medio ambiente
– Personal de la oficina técnica
– Personal de la oficina administrativa- Representantes de los trabajadores
– Compañeros

El jefe de obra es la primera autoridad de la obra. Es él quien tiene la
máxima responsabilidad sobre todo lo que ocurre en ella.
Normalmente, si la obra es grande, entre el encargado y el jefe de
la obra existe la figura del jefe de producción o de ejecución (se les
llama indistintamente de una u otra manera).
Por esta razón, los contactos directos con el jefe de obra no son
demasiado frecuentes. Pero cuando se producen – principalmente en
la visitas al tajo y en las reuniones de obra- el
encargado debe prestarle
la máxima atención.
Al jefe de obra hay que contarle todo lo que ocurre en el tajo que
tenga importancia para la buena marcha de la obra. Aunque sea malo.
Con sus conocimientos técnicos y con su autoridad puede rectificar
aquello que no vaya bien en el tajo.
Por eso el encargado debe ver al jefe de obra -no solo como un superior
jerárquico -, sino también como un compañero con el que trabaja
y que tiene tanto interés, o más que él, para que todo funcione
perfectamente.

Anuncios